La moda brasileña triunfa en Europa

Lejos ya de las típicas estampas de bananas y piñas, la moda brasileña se impone en el mundo como un lujo con identidad propia.

Comenzar

Según datos de 2018 de la Asociación Brasileña de la Industria Textil y de Confección (Abit), las exportaciones del sector de la moda en Brasil llegaron a 5.000 millones de dólares, contra 4.200 millones en 2016. Es que la indumentaria, el calzado y los accesorios brasileños alcanzan cada vez más las pasarelas y tiendas europeas y del mundo.

Brasil es referencia mundial en beachwearjeanswear y homewear. Además, ha experimentado un gran crecimiento en los sectores de fitness y lingerie. Es el cuarto mayor productor y consumidos de denim del mundo. Autosuficiente en la producción de algodón, el país produce 5.300 millones piezas de vestuario confeccionadas en este material al año. De acuerdo a la Secretaría de Comercio Exterior (Secex), entre enero y agosto de este año fueron embarcados 76,66 millones de pares de zapatos, que generaron 644 millones de dólares.

Marcas que llegan lejos

Algunas de las marcas brasileñas que atravesaron fronteras y triunfan en Europa son Luiza Barcelos, que produce zapatos y está presente en más de 20 países; Melissa, clásica marca de calzado de goma inspirada en los pescadores locales que hoy crea colecciones con diseñadores como Jason Wu, Karl Lagerfeld o Vivienne Westwood; Osklen, marca de indumentaria con showrooms en Francia, Portugal, Australia, Japón y Estados Unidos; Havaianas, las típicas “chinelas” brasileñas que ya recorrieron el mundo entero; Nannacay, marca de moda sostenible que fue usada más de una vez por la artista Beyoncé, y HStern, marca de joyas que tiene más de 120 tiendas y 140 representantes fuera del país.

Marcia Kemp es la fundadora de Nannacay, una marca brasileña de indumentaria que nació en 2014. El proyecto de moda sostenible es referencia en productos hechos de paja y materiales naturales.

A través de la Asociación Brasileña de Diseñadores de Moda (Abest), la marca recibió incentivos para participar en ferias internacionales y, en 2016, se lanzó al mundo. “Trabajamos en varios países en el segmento de lujo —cuenta Kemp—. Para Nannacay, la artesanía debe valorarse como un lujo, porque cada pieza trae los sentimientos del artesano que la produce”.

Para la marca, el mayor desafío para insertarse como brasileña en el mundo es la competencia con la moda rápida: “Lanzamos varios productos que a menudo copiaban grandes marcas de fast fashion, con precios que dificultan la competencia. Nosotros respetamos el trabajo de nuestros artesanos y aspiramos al comercio justo”.

Hoy, la casa central sigue estando en pleno barrio de Leblon, en Río de Janeiro, pero sus productos pueden encontrarse en tiendas de Reino Unido, Italia, Alemania y Turquía, además de Estados Unidos, Japón, China, Hong Kong, Singapur y Dubái.

El sector de los accesorios brasileños también brilla con luz propia en Europa. Lo que comenzó como un pequeño negocio de compra y venta de piedras en el centro de Río de Janeiro, llegó a ser una marca de joyas reconocida alrededor del mundo. Se trata de HStern, una de las marcas pioneras del avance de la moda y los accesorios brasileños hacia el exterior. Llamado “el rey de las piedras de colores” por la revista Time en 1964, Hans Stern supo transformar las aguamarinas, turmalinas, amatistas y topacios en piedras tan valorizadas en el mercado de las joyas, como los tradicionales diamantes, rubís, zafiros y esmeraldas.

Hoy, HStern tiene unas 120 tiendas en América Latina, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Israel y Rusia.

El gusto por lo brasileño

España y Portugal son mercados muy importantes para el escenario del mercado brasileño dentro del sector del calzado y la moda de cuero. En 2018, 248,9 millones de pares de zapatos fueron exportados a España por el proyecto By Brasil, que representaron un crecimiento de 8,5% en comparación con 2017.

Portugal, en 2018, consumió 66 millones de pares de zapatos brasileños, con un aumento del 15,8% en comparación con 2017. Considerando el total exportado por Brasil en el primer semestre de 2019, en lo que respecta a componentes, productos químicos y máquinas para el cuero y el calzado, Portugal representó un valor de más de 513.000 dólares.

Ferias, el lugar para hacer negocios

La moda brasileña tiene, en la Semana de la Moda De São Paulo, una de las cinco mayores semanas de la moda del mundo. Pero, además, está presente en eventos internacionales con buenos resultados. En septiembre pasado, 76 marcas brasileñas estuvieron entre los expositores de una de las mayores ferias de calzados del mundo, Micam Milano, en Milán, Italia. Allí, se espera que los negocios realizados en el evento generen 42,6 millones de dólares para el sector.

En la Semana de la Moda de París figuraron 30 marcas nacionales de los segmentos de moda de playa, calzados, accesorios y joyas, con el apoyo de los proyectos de internacionalización Fashion Label Brasil, la Asociación Brasileña de Estilistas (ABEST), el programa Texbrasil y Abit en conjunto con la Agencia Brasileña de Promoción de Exportaciones e Inversiones (Apex-Brasil). Según Apex-Brasil, las marcas brasileñas alcanzaron 1,3 millones de dólares en negocios inmediatos, con expectativa de 2,7 millones más para los próximos 12 meses.

Inspiramais, componentes brasileños al mundo

Ilse Guimarães, superintendente de la Asociación Brasileña de Empresas de Componentes para Cuero, Calzados y Artefactos (Assintecal), explica que Inspiramais es el único salón de diseño de componentes para moda da América Latina. El evento reúne unos 7.000 visitantes, entre profesionales, compradores y formadores de opinión, para ver de cerca ítems con innovación en creación, diseño y tecnología, con un total de 1.000 productos presentados por 180 empresas.

“Inspiramais reúne información que unifica el lenguaje y la metodología de toda la cadena productiva de la moda —cuenta Guimarães—. Se propone desarrollar una moda con identidad genuinamente nacional en cueros, calzado, accesorios, confección y bijoux.”

En la última edición, se realizaron 720 rondas de negocios y se recibieron representantes de 30 empresas de Portugal, México, Argentina, Colombia, Perú, Paraguay, Guatemala, Ecuador y Sudáfrica, lo que generó una expectativa de 10,9 millones de dólares en negocios internacionales.

Hoy se considera el principal evento de diseño, tecnología e innovación de toda la cadena de la moda brasileña. “Estamos logrando colocar una paleta de colores genuinamente made in Brasil, con referencias a nuestras culturas y elementos regionales. Brasil no imaginaba llegar a este nivel, y lo estamos consiguiendo con Inspiramais”, afirma Guimarães. El empresario portugués Albertino Leite, propietario de la empresa homónima, reafirma la importancia de dar visibilidad a los productos nacionales en el exterior: “Estaba en busca de nuevos socios comerciales y nuevas oportunidades de negocios. Me gustó lo que vi y creo que el producto brasileño está en un muy buen camino”.